Hablemos de Educación: Conectados aprendemos, conectados resistimos

ODS 4: Educación de calidad 

Paula Castrillo. Comunicadora, especializada en Cooperación Internacional.

Cuando los desafíos se hacen aún más complejos necesitamos resignificar los medios, revisar nuestro abanico de herramientas y capacidades. Cuando la perspectiva escasea y abruma, toca moverse y abrirse a una nueva y más inclusiva realidad. Tenemos que esforzarnos por ampliar la mirada, los diálogos, flexibilizar y estar disponibles al cambio. Ocupar otro lugar, más mental y relacional que físico.

La situación de “distancia-aislamiento social” y las restricciones que venimos experimentando tratando de proteger la vida y los sistemas de salud frente a una pandemia de (des)proporciones mundiales, es una constante en la vida de miles de personas y comunidades tradicionales que viven en las zonas rurales de todo el mundo.

El semiárido de Brasil es una de ellas. Aquí escasean servicios básicos de salud, sanidad, movilidad y comunicación. Falta tanto el agua y el alimento como empleo, información, conexión y tecnología. Estos últimos, son derechos que se les niega al 70% de las y los jóvenes que viven en zonas rurales como las de Itiúba, a casi 400km de la capital más cercana, Salvador. Derechos que nos permiten seguir aprendiendo y desarrollando alternativas desde y para el empoderamiento de mujeres, jóvenes y comunidades, evitando que se amplíen las brechas educativas y, sobre todo, diseñando un futuro que no deje a nadie atrás.

En el semiárido, resistencia y resiliencia son saberes y prácticas cotidianas, que se trabajan en proyectos de cooperación, socioeducativos, culturales y de innovación social con jóvenes y familias, tanto la Asociación Lar Santa María como otros agentes locales. La conexión a las nuevas tecnologías de información y comunicación es más relevante que nunca, significa pertenecer y poder seguir.

El estar conectados es un punto de partida y un camino. Nos permitió reunir ideas de colaboradores y estudiantes, antiguos y actuales, distribuidos por Estados Unidos, Brasil y España y lanzar una campaña de recaudación para constituir el fondo de nuevas tecnologías en el “Brasil profundo” para ofrecer ordenadores portátiles a 250 estudiantes, expandir la conexión para las zonas desconectadas y capacitarnos en la enseñanza híbrida.

La pausa y suspensión de actividades sociales y educativas, permitió acelerar una transformación profunda y muy necesaria, ampliando la reflexión, implicación y empoderamiento del equipo del Lar Santa María y las comunidades con las que actuamos, en un proceso creativo, colaborativo, con comunicación más fluida y la necesidad común de encontrar alternativas para la movilización y supervivencia, de las personas, de los proyectos y de la ONG. Esta búsqueda por alternativas remotas o digitales, con enfoque en la educomunicación e inclusión, supone además un salto en las competencias del equipo y de los líderes comunitarios para dibujar y manejar nuevos tiempos.

El esfuerzo de mapear estudiantes y acceder a sus realidades a través de algunas actividades vía dispositivos móviles y portátiles, nos permite trabajar y acompañar el desarrollo de capacidades de jóvenes de forma más individualizada; estar cerca e implicar a las familias en el proceso de enseñanza-aprendizaje y otras iniciativas de empoderamiento y desarrollo comunitario, así como percibir y acoger otras necesidades, situaciones y vulnerabilidades (como violencia, explotación, hambre) que se incrementan con la situación de incertidumbre y crisis que estamos experimentando.

En otra dimensión, nos hemos dado cuenta de que es posible seguir haciendo cosas en colaboración, entre todas y todos, y fortalecer lo comunitario de forma lúdica dando oportunidad a dialogar y promover desarrollo con más personas y grupos que antes. Hacer y fortalecer las cada vez más famosas redes sociales -también las de apoyo- como instrumentos efectivamente sociales, culturales, participativos y de transformación social. En definitiva, asentar nuestro papel de educadores en los territorios on y offlines.

Si hay un momento para optimizar el acceso y compartir conocimientos, experiencias, voces y herramientas diversas, es el ahora. Colaborando a articular estrategias y ampliando nuestra capacidad de responder a los retos y necesidades que se nos presentan para reinventar la convivencia, la comunidad, el propio sistema educativo y de protección social, local y global, y transformar la realidad. Aprovechémoslo habilitando la corresponsabilidad, la representatividad y permitiendo la participación de todas y todos en esta experiencia transformadora y educativa de por sí.

Web recomendada

LAR SANTA MARÍA https://larsantamaria.org

Lectura recomendada

INTERNET Y EL DESARROLLO RURAL AGRÍCOLA: Un enfoque integrado

Don Richardson

La red Internet se extiende cada vez más en los países en desarrollo, sin embargo esta expansión es sobre todo un fenómeno de índole urbana. La mayoría de las comunidades rurales aún no logra aprovechar este servicio. Este documento se propone recomendar un enfoque integrado para facilitar el acceso a los servicios y usos de Internet por parte de las comunidades rurales y las organizaciones agrícolas.

Este enfoque es el resultado de una misión de investigación organizada por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, FAO, en colaboración con el Departamento de Estudios de Extensión Rural de la Universidad de Guelph, Ontario, Canadá.