“He metido la pata un montón de veces y no me han juzgado”

“He metido la pata un montón de veces y no me han juzgado”

Anthony Pineda tenía 17 años cuando llegó por primera vez a Fundación Pioneros, hace ya siete años, hoy tiene 25. Durante este tiempo ha participado en distintas actividades, de distintos programas, que le han ayudado en su crecimiento personal y a superar momentos muy difíciles de su vida.

¿Cuándo comienzas a participar en Pioneros?
Empecé en Medidas, en esa época yo estaba muy perdido y me dieron bastantes salidas. Me encaminaron bastante y aprendí mucho.

También participas en Educándonos
Me costó bastante ir a Educándonos porque no me sentía bien emocionalmente, estaba como con una depresión y hasta que no me sintiese un poco mejor no me apetecía. Ya cuando empecé a sentirme mejor y a estar bien conmigo mismo fue cuando me animé a ir a las actividades.

Te gustó participar en esas actividades?
Sí, primero estuve en Muévete y luego pasé a Líderes donde tratan temas profundos en los que te hacen pensar, te hacen escuchar lo que opinan los demás, y te hacen exponer tu versión y que los demás también conozcan lo que tú piensas. Te enseñan que nadie tiene la versión absoluta y que cada uno tiene su opinión y que hay que respetarla, que no hay que obligar a nadie a que piense lo que tú piensas porque cada uno tiene su forma de pensar.

¿Tú crees que has cambiado desde que estás en Educándonos?
Sí, a mí me ha cambiado bastante. Me ha ayudado mucho a progresar y cuando me he sentido estancado siempre he venido aquí a que me echen un cable, a que me ayuden. Muchas veces los jóvenes tenemos mucha facilidad para perdernos y descentrarnos del camino. Somos chavales, lo tenemos todo, lo fácil es irte a beber todos los días o a fumar o a perderte por la calle. En cambio, si vienes aquí habitualmente, te orientan a que veas que puedes no caer en lo fácil.

¿Cómo te han ayudado?
Me siento muy feliz de haber conocido a gente como Diego a quien le he contado todas las cosas que he hecho mal. He metido la pata un montón de veces y no me han juzgado, no me han dejado de lado y eso lo valoro mucho. Yo antes tenía un problema grande con el alcohol y drogas. Desde los 17 que empecé a beber alcohol, y llevo cinco meses sin beber, y me siento orgulloso, yo creía que nunca iba a poder.

¿Cómo lo superaste?
Pasé por una ruptura muy dolorosa porque me enamoré como nunca había pensado que podía enamorarme. Estaba muy mal, entonces hice una promesa a mi hermano pequeño que murió hace tres años de que no iba a volver a beber. Esa persona ahora mismo no es nadie en mi vida, pero mi hermano sí, y como le hice la promesa a él, pues por eso no he vuelto a beber.

¿Y te sientes bien?
En ningún momento he tenido ganas de beber, bueno algún día, he salido de fiesta sin beber, he sido el rarito del grupo y no me ha hecho falta la verdad, puedo bailar, puedo pasármelo igual de bien sin beber y lo he descubierto.

Alejandra
Author: Alejandra

hoal